1/12/16


Víctor Alias es un hombre normal. Nadie diría, al verlo descender la escaleras de su mansión a las afueras de Málaga que es millonario y, además un héroe. Viste con unos sencillos pantalones vaqueros y una camiseta negra de manga corta. Cuando se acerca a mi, su amplia sonrisa me deja ver que es una persona de la calle, como tú y como yo. Un luchador.

"Buenos días, Regina" me saluda, mientras me da la mano y me mira de arriba a abajo. No es una mirada cargada de lascivia ni nada por el estilo. Simplemente me observa. Luego se sienta y se sacude en el sillón, intentando encontrar la postura más cómoda. Cuando al fin la encuentra, se inclina sobre la pequeña mesa que hay entre nosotros y coge un bollo, cocinado por su amigo Gregory. "Cuando quieras empezamos", me dice mientras lo mastica. "Nunca he hecho una entrevista. Será divertido".

Hace un par de meses estrenaste La sangre de Valaquia 1, en la que, además, entrabas en el Universo Quinox. ¿Qué se siente al formar parte de un grupo de superhéroes como ése?

Pues la verdad es que no sabría decirte. No conozco a mis compañeros y no interactuamos así que, por lo que a mi respecta, estoy exactamente igual. Lo que sí sé es que mis aventuras tienen algo que ver con ellos. Aunque no tengo muy claro el qué. Yo solo me dejo llevar. Así es más divertido (se encoge de hombros, quitándole importancia al asunto).



Hace poco estrenaste también la segunda entrega de La sangre de Valaquia. ¿Qué puedes contarnos de ella?

Carlos y yo escribimos el guión juntos y es algo grande y divertido. Hemos rodado en Málaga y por el norte de Europa, y los Espectros, ya presentes en la primera parte, toman protagonismo. Hay también mucha coña, claro. Y mucha acción. Con lo que no estoy muy contento es con el nombre.

¿Qué le pasa al nombre?

Pues que se llama igual que la primera parte, pero con un 2 en vez de un 1. Ha sido todo un alarde de originalidad por parte de Carlos. Le debe estar echando humo el coco. Con otros personajes se lo curra un poco más: Quinox 5: Ascensión, Desde el infierno 2: El túnel de los gritos... pero cuando llega mi turno, le coloca un 2 y tirando.

¿Qué relación tienes con tu creador, Carlos Moreno?

Es un capullo (frunce el entrecejo, visiblemente contrariado). Cuando me creó me dijo que iba a ser una administrativo que se mete en follones; luego cambió y decidió que era mejor que fuera un aventurero con cicatrices en los brazos que nunca se curaban; también pasé a ser un escritor que buscaba documentarse para su historia, he buscado la Atlantida, luchado contra extraterrestres... En fin, me ha mareado desde que tengo uso de razón. Al final, al menos, me dejó de manera que puedo pasarlo bien. Ya sabes, matando demonios y esas cosas. En realidad está muy bien, si no fuera por la manía que tiene Carlos de hacerme saltar encima de coches, destruir helicópteros y meterme en sitios plagados de monstruos. Además, es un copión.

¿Un copión?

¿Qué pasa, Regina? ¿No has visto Los Vengadores? Es lo mismo, pero con otros superhéroes. Carlos se ha empeñado en meterme en un plagio de proporciones épicas y no puedo hacer nada por salir de allí.

Pero Carlos nunca ha negado que se inspirara en Marvel para crear el Universo Quinox.

Sí, sí. Eso sí. Al menos es sincero. Ya conozco la historia. Él tenía pensado lo del Universo Quinox desde hace muuucho tiempo, antes de que Marvel anunciara toda esa historia del universo compartido. Pero las películas le inspiraron y le decidieron a hacerlo. Eso no cambia nada. Es un copión. Aunque buena gente en general. Y divertido, cuando se lo propone.

No conoces personalmente a tus compañeros del Universo Quinox, pero sí habrás oído hablar de ellos ¿no? ¿Qué opinión te merecen?

Bueno, dejando de lado lo frikis que son todos, con eso de las alas y las cadenas que salen de las manos, no parecen mala gente. Aunque a Cadena Plateada lo veo bastante torpe para ser un superhéroe, la verdad. Está más tiempo en el suelo que peleando contra los villanos. Y Quinox... bueno, con él me siento más identificado. A los malos hay que matarlos, son escoria, no están preparados para vivir en sociedad. Es una pena que siempre tenga a esa tal Llama Blanca rondándole la oreja, como si fuera su conciencia. Aunque, eso sí, por lo que tengo entendido es un soso. No se ríe ni aunque le hagan cosquillas en los sobacos. No tengo muy claro cómo me llevaría con él.

Y hablando de superhéroes. Precisamente tú no lo eres. ¿Qué se siente al ser el único sin poderes?

Hombre, también está Lince Smith ¿no? Y la chica que le acompaña. Iris Lucas se llama ¿verdad? Ellos tampoco tienen poderes. Y déjame decirte una cosa, Regina (se inclina hacia delante y levanta un dedo frente a mi cara). Los verdaderos héroes son los que no tienen habilidades especiales. Nosotros, Lince, Iris y yo, nos enfrentamos al mal desnudos, sin armas más allá de una pistola o los cacharros que inventa Gregory para mi. Nosotros somos los verdaderos héroes. Luchar con una espada de fuego que lo corta todo y volando es fácil. Lo complicado es hacerlo como lo hacemos nosotros.

Quizás tengas razón.

La tengo.

Para terminar, señor Alias, ¿Qué puedes contarnos de Apocalipsis, la novela que unirá por primera vez a todos los héroes del Universo Quinox en una sola novela?

La verdad es que no hay mucho que pueda contar. Carlos tiene el guión escrito y guardado bajo llave. No nos ha dicho nada a ninguno de nosotros. Lo único que sé es que nos va a meter en follón de tres pares de narices. Creo que hay invasiones, destrucciones y explosiones. (sonrie). Y cualquier cosa que termine en -ones.

Muy bien, pues muchas gracias por la entrevista, señor Alias.

Muchas gracias a ti. Ha sido divertido y eres muy guapa. No me importaría hacer más entrevistas contigo. Y no me llames señor, me hace parecer viejo. Mi nombre es Víctor.

¿Algo más que añadir, Víctor?

Sí. Que me voy, que Gregory está haciendo más bollos y estos de aquí se han acabado. Estad atentos a La guarida de las palabras. Esto último me lo ha ordenado Carlos que lo diga. A mí me da igual si entráis o no. Un saludo y gracias.

24/11/16



Ni Aramis Fuster ni ninguno de esos que dicen que predicen el futuro. Los que de verdad parten la pana en este sentido son los escritores. Sobre todo los de ciencia ficción. Desde puertas automáticas hasta tarjetas de crédito, pasando por famosos accidentes navales. Algunas novelas de ciencia ficción, predijeron hace años cosas que hoy en día son de lo más normal en nuestras vidas. ¿Queréis ver algunas de ellas?

Marte, sus dos lunas y Jonathan Swift


Los viajes de Gulliver fue publicada en 1726. En este libro, Swift nos narraba... ehh, bueno, pues los viajes de un tal Gulliver. En una parte de la novela, se describe a unos habitantes que viven en una especie de isla volante. Dice que son grandes astrónomos y que sabían que Marte tenía dos lunas. Fue en 1872 cuando se descubrió, que efectivamente, Marte tenía dos satélites llamadas Fobos y Deimos.

HG Wells y las puertas automáticas


Vamos con un clásico. En su novela de 1899, Cuando el dormido despierte, el señor Wells describía unas puertas que se enrollaban hacia arriba cuando te acercabas para entrar en un establecimiento. No son exactamente como las nuestras, que se deslizan hacia los lados, pero lo cierto es que el concepto está ahí. Las puertas automáticas actuales no empezaron a usarse hasta 1960.

Las tarjetas de crédito de Edward Bellamy

En 1888 Edward Bellamy publicó Looking Backward (Mirando atrás). Esta novela nos cuenta la historia de un hombre de 1887 que un buen día, después de una hipnosis, despierta en el año 2000. En esta historia, Bellamy nos habla de unas tarjetas con las que se podía pagar para comprar cualquier cosa. Eso sí, en Mirando atrás, estas tarjetas tenían un crédito específico.

Máquinas versus ajedrecistas

Fue en 1990 cuando el escritor Ray Kurzweil publicó La era de las máquinas inteligentes. En ese libro afirmaba que llegaría un momento en el que un ordenador sería capaz de vencer a un hombre en una partida de ajedrez. Bueno, pues ya conocéis la historia ¿no? 7 años después, en 1997, la máquina Deep Blue vencía al number one del ajedrez, Garry Kasparov, en el que se conoce como "el más espectacular duelo de ajedrez de la historia"



El viaje a la luna de Julio Verne

Este es otro clásico. Todos lo sabréis, pero no me he resistido a ponerlo. En De la tierra a la luna, Verne nos cuenta la historia del Gun-Club, que tenían el proyecto de mandar un proyectil a la luna. Y lo consiguen. Eso, ya en sí mismo, es una predicción, pero son más las "casualidades" dentro de la novela.
Para empezar fueron tres los astronautas que viajan a la luna (igual que en la realidad) en una nave que se llama Columbiad (el módulo lunar de la Apolo se llamaba Columbia) y despegan desde Tampa, a poco más de 100 kilómetros de Cabo Cañaveral (de dónde salieron Armstrong y compañía).

Futilidad, de Morgan Robertson

Esta novela de aventuras nos narra la historia de un lujoso trasantlántico que hace un viaje de Nueva York a Inglaterra y que en el camino se estrella contra un iceberg. Resulta que el barco en cuestión, que por cierto, se llama Titan, no tiene botes salvavidas para todos los pasajeros, entre los que se encuentran muchos de los más ricachones del país.
¿Os suena la historia? Sería una copia barata de la historia del Titanic si no fuera porque esta novela se publicó en 1898, 15 años antes del desastre real.



¿Casualidades? ¿Predicciones? Pues no lo sé, pero estos 6 ejemplos no son más que algunos de los que podéis encontrar. El mundo de la literatura no es solo ficción, también hay realidades... aun por hacerse realidad.


17/11/16


Hace un par de semanas os hablaba de bibliotecas curiosas. ¿Y qué hay dentro de las bibliotecas? Libros. Pues de libros vamos a hablar hoy. Toda historia conocida (y desconocida también) tiene un pasado. Normalmente no es escribir un libro, publicarlo y ya. No, las novelas surgen por alguna razón, hay anécdotas durante su proceso de publicación, cosas dignas de ser contadas.

En esta entrada vamos a hablar de cinco de ellas. Cinco de las novelas más famosas de fantasía y terror (sobre todo fantasía). ¿Cómo se gestó El Hobbit? ¿Algo interesante que contar de la publicación de Harry Potter y la piedra filosofal?

Pues sigue leyendo para descubrirlo.

El señor de los anillos, de J.R.R. Tolkien


Trilogía original El señor de los anillos


Fue el 29 de julio de  1954 cuando se publicó la primera edición de La comunidad del anillo. Poco después, el 11 de noviembre del mismo año, le siguió Las dos torres y un año después, el 20 de octubre de 1955, terminó la trilogía con El retorno del Rey.

La historia es curiosa porque la editorial George Allen & Unwin le encargó esta historia a Tolkien después del éxito que tuvo El Hobbit. ¿Cuál sería su sorpresa cuando los editores se encontraron con un tocho de miles de páginas con un estilo mucho más adulto y oscuro que su predecesora? Pasaron por alto lo del estilo, pero la extensión no, ni de coña.

Así que, a pesar de las protestas de Tolkien, que quería publicarlo todo en un solo volumen, decidieron publicarla en tres partes, dando lugar a la más conocida y famosa de las trilogías de fantasía épica del mundo.

El Hobbit, de J.R.R. Tolkien


Primera edición de El Hobbit


Seguimos con Tolkien. Allá por el año 1920, un joven Tolkien debía estar bastante harto de los lloros de sus vástagos. Así que, ni corto ni perezoso, decidió escribirles una historia para leérselas y a ver si así dejaban de llorar los muy puñeteros. El resultado fue El Hobbit, una novela corta que, inexplicablemente, tardó diez años en escribir.

El caso es que el señor Tolkien mientras escribía, aparte de a sus hijos, iba pasando los fragmentos a algunos amigos. Entre pitos y flautas, el manuscrito inacabado acabó en manos de la editorial George Allen & Unwin y quedaron encantados. Le pidieron a Tolkien que terminara la historia y el día 21 de septiembre de 1937 se publicó en El Reino Unido.

Como curiosidad cabe destacar que el diseño de la portada de esa primera edición es obra del propio Tolkien.

Harry Potter y la piedra filosofal, de J.K. Rowling


Harry Potter y la piedra filosofal


Vamos a adelantarnos un poquito en el tiempo para ir a otra de las sagas de fantasía más importantes de la historia. La historia (valga la redundancia) es de sobra conocida. Una madre soltera, problemas económicos, aburrimiento total entre llanto y llanto, y una cafetería. ¿El resultado? Una de las mayores franquicias literarias y cinematográficas de todos los tiempos.

Después de mandar el manuscrito a doscientos mil millones de editoriales y que todas la rechazaran, Joanne Rowling estaba ya un poco hasta las narices pero... ¡Oh, sorpresa! Una editorial de tres al cuarto, llamada Bloomsbury decidió que sería buena idea publicarla. Eso sí, con condiciones. Una de ellas fue que se cambiara el nombre por un pseudónimo que ocultara su sexo porque, según ellos, los hombres no leían novelas de fantasía escritas por mujeres. Rowling aceptó, dejando su nombre en J.K. Rowling (La J por Joanne y la K por Kathleen, nombre de su abuela). La otra condición fue que se le cambiara el nombre por Harry Potter and the School of Magic (Harry Potter y la Escuela de magia). Rowling dijo que no, que ni de coña, que por ahí no pasaba y la editorial accedió.

Al fin, el 26 de junio de 1997 veía la luz la primera entrega de la serie. ¡Con una tirada de 500 ejemplares! ¡500 ejemplares! ¡De los cuales 300 fueron a parar a bibliotecas! Sin duda, que haya llegado donde haya llegado es un verdadero milagro.

El resplandor, de Stephen King


Cubierta original de El resplandor

Allá por el año 1977, Stephen King ya era un escritor más o menos conocido después de Carrie y Salem's Lot. Pero llegó la hora de su tercera novela, la de su confirmación. ¡Y vaya si llegó! Al parecer, el rey del terror cogió la idea de una canción de John Lennon llamada Instant Karma en la que el ex miembro de los Beatles cantaba: "We all shine on..." (Todos brillamos...).

En un principio el libro se iba a titular en ingles The shine, pero el genio de Maine se dio cuenta de que esa era una expresión muy despectiva para denominar a la gente de color, así que lo cambió por The shining.

La historia interminable, de Michael Ende


La historia interminable

Después de publicar Momo en 1973, Michael Ende comenzó a pensar en su próxima novela. Tenía que ser algo interesante, algo grande. Un día, su editor, Hansjörg Weitbrecht, fue a visitarle a su casa de Genzano y allí mismo, el escritor escribió en una hoja de papel el argumento de la historia: "Un niño coge un libro, se encuentra literalmente dentro de él y no consigue salir". A su editor le moló la idea y Ende se puso manos a la obra, prometiendo entregar el primer manuscrito antes de navidad. Esa novela era La historia interminable.

E interminable fue, sí. Porque la historia creció y creció y creció tanto que Ende tuvo que llamar a su editor para decirle que ni de coña terminaba el libro para navidad, que a ver si al otoño siguiente. Y siguió currando y se encontró con otro problema. Bastian se negaba a salir de Fantasía. Tenía que encontrar una manera de que lograra hacerlo. Encima, ese invierno hizo un frío de narices por Genzano y las tuberías se congelaron y Ende siguió teniendo  problemas para terminar la novela. Por fin, a finales de 1978 consiguió poner punto y final.

Cuando por fin la historia estuvo terminada, Michael Ende exigió un diseño especial para La historia interminable: tenía que ser un volumen encuadernado en cuero con incrustaciones de madreperla y, además impreso en dos colores. (¡¡No pedía nah, el Ende!!). Al final acordaron una encuadernación normalita con ilustraciones al principio de cada capítulo y con la impresión a dos colores.

10/11/16


La literatura está llena de ficción. De hecho, esa es su base. Pero algunas veces la ficción salta de las páginas de un libro y, de un modo u otro, acaba salpicando a los autores. Hablo de leyendas urbanas que algunos escritores han llevado a sus espaldas durante mucho tiempo. Tenemos a uno que se rumorea que fue asesinado, otro que asesinó a un famoso músico, otro más que era un asesino en serie, e incluso una escritora ficticia.  ¿Queréis conocerlos? ¡Pues vamos allá!

1/11/16


¡Buenos días, Eternos! Hoy vamos a hablar de bibliotecas.

Las bibliotecas... Casi un templo para todo aquél que adora leer. Son lugares de recogimiento, de entretenimiento, cultura... Pero también son obras de arte. Como estas cinco que os presento aquí abajo. Bibliotecas en el bosque, bibliotecas antiguas, bibliotecas urbanas, bibliotecas modernas...

¿Queréis dar una vuelta por el mundo en busca de las cinco bibliotecas más curiosas?

Biblioteca Liyuan, Pekín, China


La Biblioteca Lyuan se encuentra en la provincia de Hairou a apenas dos horas de Pekin. Lo curioso de esta biblioteca es que su estructura exterior está construida a base de palitos de madera. ¿Y por qué? Pues porque los habitantes de Hairou suelen recoger esos mismos palitos para encender sus hogueras. Los constructores pensaron que sería buena idea usar elementos que fueran familiares para los habitantes del pueblo.


¡Y no solo eso! No lo construyeron en el pueblo en sí, sino a unos cinco minutos, en mitad del campo, para que leer se convierta en una experiencia relajante y unida a la naturaleza. Las imágenes no dejan lugar a dudas. ¿Os imagináis lo que tiene que ser leer un libro ahí? ¿Tu libro favorito!¡Me lo pido!

Biblioteca Little Free Library


Little Free Library es una iniciativa norteamericana con la cual se salpican las ciudades de pequeñas bibliotecas. cualquier persona puede ir alli y dejar un libro o cogerlo. Completamente gratis. Y lo mejor de todo es que las pequeñas bibliotecas en cuestión tienen diseños curiosos. Como el que hay en la localidad de  Nolita, construido con un deposito de plástico al revés, al que le han practicado unos agujeros para que puedas ver desde el exterior los libros que hay.


Otra Little Free Library que me ha llamado la atención es la que se ha construido en la localidad de Two Bridges. Está diseñada de manera que se puede leer la palabra biblioteca en distintos idiomas, dependiendo de la perspectiva en la que mires.



Biblioteca al aire libre en Ekaterimburgo


¿Qué tal leer un buen libro al aire libre? Eso lo hemos hecho todos alguna vez y es estupendo. Pues en la ciudad de Ekaterimburgo (vaya con el nombrecito) hay una biblioteca que ofrece eso mismo. Podemos coger y soltar libros y, además, ponen unos pufs muy chulos para sentarse a leer con comodidad. Eso sí, solo abre en verano, que los inviernos allí no son muy suaves que digamos.

Biblioteca del templo Haeinsa



Fundado en el s. IX, el templo budista de Haeinsa es el más importante de Corea del Sur. Ha sido nombrado Patrimonio de la humanidad y en su interior se encuentra el Tripitaka Koreana, la colección de textos budistas más amplia que se conoce. En 1817 sufrió un incendio y se quemó todo, menos la biblioteca, que alberga más 6000 textos tallados en madera.

¿Quereis echarle un vistazo al templo y a la biblioteca? Pues aquí abajo os dejo un vídeo.

La biblioteca Joe and Rika Mansueto

En Chicago no solo hay mafiosos y magos con calaveras que hablan. También hay una biblioteca... sin libros. Bueno, no es exactamente así. En realidad sí tiene libros, pero están en un almacén subterráneo. El usuario de la biblioteca, solicita el libro por Internet y unas grúas en el interior del almacén se encargan de hacérselo llegar. En el siguiente vídeo tenéis más información respecto a cómo funciona la biblioteca.


Otra cosa que me ha llamado la atención de la biblioteca es su estupenda cúpula, que podéis ver en el vídeo. ¿Os imagináis cómo tiene que ser leer algo allí, durante una nevada? Pues una cosa así.


Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya gustado. si es así, no dudeis en compartirla en vuestras Redes Sociales. Y, como siempre, si conocéis más bibliotecas curiosas, aquí abajo tenéis los comentarios.



25/10/16

Dementor dron

Supongo que todos sabéis lo que es un Dementor ¿verdad? Esas terroríficas criaturas nacidas de la mente perturbada privilegiada de J.K. Rowling. En los libros de Harry Potter los describían así:

«Los Dementores están entre las criaturas más nauseabundas del mundo. Disfrutan con la desesperación y la destrucción ajenas, se llevan la paz, la esperanza y la alegría de cuanto los rodea..."

Bueno, pues una vez más, la ficción se ha convertido en realidad... en cierto modo. Resulta que Michael Irvine, de Wisconsin, tiene unos hijos que son fans de Harry Potter, pero los niños les tienen un miedo atroz a los Dementores.

El señor Irvine debe conocer esa frase que nos aconseja que para superar nuestros miedos, debemos enfrentarnos a ellos. Y eso hizo con sus hijos.

Ni corto ni perezoso, cogió un disfraz de Halloween, un poco de sedal y un dron, y fabricó un Dementor para acojonar a sus niños... y ya de paso al vecindario entero.

¿El resultado? Durante unos minutos, un Dementor estuvo dando vueltas por el cielo de Wisconsin. Y para muestra dos vídeos.






Desconocemos si los niños ya no tienen miedo de los dementores, pero está claro que los vídeos sí que han tenido mucho éxito. En estos momentos, el primero de ellos lleva 143.531 reproducciones, que son unas cuantas.

¿Y tú? ¿Harías esto por tus hijos?

Carlos Moreno Martín. Con la tecnología de Blogger.

El rincón del Community Manager

Archivo

Posts populares